BIOGRAFIA DE REYNALDO ARMAS

Letras de canciones
Artistas por letra: # A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Buscar Artista:


Biografia de Reynaldo Armas




Nace un 4 de Agosto de 1953 en el campo los Guatacaros, Santa María de Ipire, Estado Guárico, son sus padres , Nicasio Armas Figueroa y Modesta Enguaima Hernández, ambos de origen campesino y trabajadores de la agricultura. Tiene cuatro hermanos: Domingo, Argelia, Felipa y Margoth.
A los 9 años, se traslada con su familia de los Guatacaros a Caño Morocho, en las cercanías de Zaraza. Es allí donde, a los 11 años, comienza escapándose de su casa para compartir con músicos de la región en parrandas y bailes campesinos. Canta y toca los capachos. Con 12 años, compone su primera canción «Mi Primer amor». Tras cumplir 15 años, debuta en un programa dominical de Radio Zaraza, conducido por Pompeyo Higuera «Caminitos de Zaraza». Más tarde, formaría parte de la agrupación gaitera «Los Bravos de la Loma», para la que escribiría varios villancicos y aguinaldos, bajo la dirección del maestro José Antonio Blanca de los Copleros del Unare. A los 16 años, participa en un festival de contrapunteo que se realizaba en el club el faro y gana trofeo y dinero de parte del público asistente.

Es a los 17 años cuando viaja a la ciudad de Caracas en un autobús de la línea La Pascua. Aquí se encuentra con un mundo completamente distinto y distante de sus correderos y paisanos. Tiene que quemar muchas etapas en cervecerías, discotecas y los pocos lugares donde se presentaba música folclórica.

Su primer padrino (si así se le puede llamar) fue el maestro don José Romero Bello, cantautor muy respetado y uno de los intérpretes de la leyenda obra del poeta Alberto Arvelo Torrealba, titulada «Florentino y el Diablo», junto al también apureño Carrao de Palmarito.

Bautizado con el seudónimo «El Cardenal Sabanero» viaja de la mano de Romero Bello a San Fernando de Apure y participa en el festival «Cantaclaro de Oro», una versión del Florentino de Oro, en 1973. Aquí ocupa el segundo lugar, entre 18 participantes de todo el llano. En 1975 vuelve al festival y gana. Hace lo propio en Valencia, con el «Cucarachero de Oro». En el San Carlos de Austria, gana como compositor el Miranda de Oro en los Teques, y muchos más premios, como contrapunteador y como cantante solista. Entre 1975 y 1976, graba dos discos sencillos; el primero con «Mi primer Amor y Cariño fingido » y el segundo con «Recorriendo a Venezuela y el Revolucionario» .

En 1977, graba su primer larga duración con el apoyo de Rafael Martínez Arteaga «El Cazador Novato», quien para entonces estaba pegado en Venezuela y Colombia con varios poemas folclóricos. Otro que sonaba mucho era Gualberto Ibarreto, con su «María Antonia» y otros temas tradicionales.

«Yo También Quiero Cantar «, como se tituló el primer trabajo discográfico de Reynaldo, no tuvo muy buena acogida en la radio, ya que para entonces la música criolla sólo sonaba en ciertos programas de madrugada y en la televisión no tenía difusión.

Sin embargo, en el interior del país se realizaban muchos eventos que servían de escenario para el semillero criollo de ese entonces. Guiado por los más importantes, como Ángel Custodio Loyola, Magdalena Sánchez, Adília Castillo y el Carrao, entre otros, así como de los más estilizados Héctor Cabrera, Mario Suárez y Rafael Montaño. En 1978, comienza a oírse en la radio el tema «No me dejan que te quiera «, con letra de Víctor Brizuela y cantado por Reyna Lucero, con quien meses antes había compartido en varias cervecerías. También empezó a oírse Cristóbal Jiménez con vestida de garza blanca, letra de Pedro Felipe Sosa Caro.

Es a mediados de 1978 cuando con el larga duración «la Inspiración del Poeta» Reynaldo empieza a sonar en todo el país, una música criolla más llena de romanticismo y sin dejar atrás el paisaje y el canto a la vida. Penetra en las ciudades más importantes y convence a los públicos más controvertidos. Personas de distintas edades y sexo se identifican de inmediato con este artista que se convierte en un Mesías para la música llanera.

A partir de ese entonces, comienza un desfile de éxitos sin paralelo. Los premios, reconocimientos y condecoraciones van y vienen. Premios como el Guaicaipuro de Oro, Meridiano, Ronda, Mara, Cacique, Tiuna, Venus de la Prensa, Águilas en distintas entregas, forman parte de la interminable galería de Reynaldo Armas.

Ha escrito más de trescientas canciones y grabado 26 discos de larga duración - todos con canciones compuestas por él, excepto tres temas del primer disco, que pertenecen al Cazador Novato. Viaja constantemente a Colombia donde tiene un mercado paralelo, a los Estados Unidos de Norteamérica y Europa. Ahora, aunque promueve su disco «El Vuelo», ya prepara su producción nº 27, que será lanzada en 2005. Cumple una apretada agenda de presentaciones personales y sostiene que mientras tenga respiración va a cantarle y componerle a su pueblo, que después de Dios es su razón de ser. Reynaldo no desmaya y ahora está cantando mejor que nunca con más ganas y con más fuerza y, por supuesto, con más profesionalismo y madurez…