BIOGRAFIA DE IBRAHIM FERRER

Letras de canciones
Artistas por letra: # A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Buscar Artista:


Biografia de Ibrahim Ferrer




El maestro Ferrer, murió en agosto del 2005.
la siguiente reseña la procesamos en funcion de presentar una vision de sus ultimos dias de vida y de fama absoluta.
Dios lo tenga en su gloria.

Ibrahim Ferrer, 78 años, es uno de esos célebres músicos que hasta ahora empieza a vivir un merecido reconocimiento por su música. Primero con el éxito del Buena Vista Social Club y ahora con su álbum Buena Vista Social Club Presents Ibrahim Ferrer nominado en las categorías de: Mejor Nuevo Artista, Mejor Interpretación Tropical Tradicional, Mejor Ingeniería de Grabación para un Álbum y una nominación más para Ry Cooder en la categoría de Productor del Año.

El talento, sin embargo, se descubrió tarde. Desde muy pequeño, en Santiago de Cuba, se escuchó su voz y a su paso el ritmo inconfundible de la música cubana. Su vida fue difícil -a los 12 años de edad quedó huérfano de madre y padre y la necesidad de trabajar y ganar dinero le ganó muchas veces a la idea de ir a la escuela. Pero, pese a eso y al nubarrón gris que de vez en cuando insistía en opacar su vida, Ibrahim Ferrer se aferró a la música como su aliada y la mejor manera de disfrutar las tardes de amigos.

De hecho, la música como carrera musical la inició a los 14 años de edad. Fue el cantante principal de la orquesta cubana de Pacho Alonso en los años cincuenta con quienes estuvo por más de dos décadas. Fue también artista invitado en orquestas que hicieron leyenda como la Orquesta de Chepin y la de Benny Moré. Y aunque su música contaba con un número cada vez mayor de seguidores, los grandes maestros lo buscaban y su nombre era ya bastante conocido en los más importantes círculos musicales de Cuba, Ferrer decidió renunciar a todo al final de la década de los años ochenta y ni sus más cercanos amigos supieron qué pasó con él. Muchas veces se le vio lustrando zapatos en las calles y su antigua casa la cambió por una pequeña pensión donde se encerró retirado del mundo y tristemente de la música.

Finalmente, en 1997 sus amigos lo convencieron de salir de su retiro y regresar a la música para grabar su debut con la orquesta Afro Cuban All Stars, el álbum Toda Cuba Le Gusta, seguido ese mismo año por su aparición en el Buena Vista Social Club, un álbum fruto del trabajo de Ry Cooder, un reconocido productor musical que viajó a Cuba y le apostó al talento de notables figuras conocidas sólo en la isla como Compay Segundo, Rubén González, e Ibrahim Ferrer.

La aparición del Buena Vista Social Club logró entonces darle a la música cubana el único ingrediente que le faltaba para popularizarla en los cinco continentes: carácter comercial. Bueno o malo, como se quiera percibir éste factor, el hecho es que gracias a Ry cooder y su gente, los integrantes del club conocieron el mundo y el mundo los conoció a ellos. Sus discos han sido ganadores de toda suerte de premios -entre ellos un Grammy-, y sus conciertos han llenado al Carnegie Hall de Nueva York, los estadios europeos y hasta los muy exigentes auditorios japoneses. Esto sin contar la película que sobre su historia se produjo en 1999.

A partir de ahí, el Buena Vista Social Club fue el nombre como se dieron a conocer músicos de trayectoria, de talento e historia que nacieron y crecieron en la isla de Castro. Nombres que como el de Ibrahim Ferrer desde siempre tuvieron esas ganas irresistibles por tocar y cantar pero que sólo hasta el éxito de Cooder lograron llevar su música más allá de las fronteras de Cuba.